martes, 29 de marzo de 2016

¿PUEDES SENTIR ESE NUDO?


¿Puedes sentir ese nudo? Es frecuente escuchar eso en boca de un cliente durante un masaje. Algunos los llaman "nudos", otros los llaman “puntos gatillo miofasciales”. Una de las cosas que mas confunde acerca de estos puntos de dolor es la pluralidad de definiciones. La palabra nudo es utilizada a menudo en lenguaje coloquial para describir los puntos gatillo miofasciales, pero dependiendo de con quién hablas ambas cosas, nudos y puntos gatillo miofasciales, pueden no ser sinónimos.


Los puntos gatillo son comunes en aquellas profesiones y actividades que utilizan de manera intensiva el sistema músculo esquelético. Sin embargo, se han planteado dudas acerca de lo que son y de cómo se activan. Fueron descritos por primera vez por Travell y Simons como zonas dolorosas sensibles al palpado que se encuentran en el tejido miofascial.

Son descritos a menudo como “nudos musculares” o bandas tensas, y se consideran como zonas de contracción muscular sostenida causadas ya sea por trauma directo en el tejido miofascial o por microtraumatismos repetidos debido a esfuerzos relacionados con la actividad o deformaciones posturales.

¿Qué dice la investigación?

Como quiera que se llame a estos puntos dolorosos, es probable que esté familiarizado con el dolor atribuido a los “puntos gatillo miofasciales”. Lo que es sorprendente es que 24 años después de la publicación de “El Manual de puntos gatillo” por David Simons y Janet Travell, todavía no existe un consenso sobre la etiología de estos puntos de dolor, las hipótesis son múltiples y entre ellas se incluyen: inflamación neurogénica, sensibilización central, despolarización de las fibras musculares o densificación fascial.

Para complicar aún más la situación, algunas de las hipótesis pioneras de Travell y Simmons podrían incluso ser erróneas. Esto se desprende de una  reciente evaluación crítica del fenómeno de los puntos gatillo. Esta revisión crítica arroja luz sobre algunos puntos de vista dogmáticos respecto al dolor, afirmando que algunas teorías sobre puntos gatillo han sido "deficientes tanto en el razonamiento como en la ciencia".

Esta revisión narrativa reconoce que la etiología de estos puntos de dolor todavía no se entiende bien, pero eso no niega la existencia del fenómeno clínico. Una visión contemporánea sobre los  “puntos gatillo miofasciales”, presentada por Shah, los categoriza a través de una serie de características medibles: inflamación local y remota, medio ácido local, sensibilización local, regiones locales de hipoxia, rigidez muscular local.

¿Cuál es el panorama?

El problema que tienen la mayoría de los críticos con los puntos gatillo miofasciales y otros problemas relacionados con tejidos dolorosos es la simplificación excesiva de un proceso muy complejo. Todavía no se sabe si los tratamientos manuales corrigen una “patología local” o si es simplemente la entrada de información sensorial que conduce a una respuesta en cascada a través del sistema nervioso que resulta en la "modulación descendente” de la experiencia del dolor.



Fuentes:

British Journal of sport medicine




U.S. National Library of Medicine






Visita mi página Web!

http://hipposmye.wix.com/hippos