martes, 5 de enero de 2016

MASAJE PEDIÁTRICO: UN ENFOQUE COLABORATIVO CON LAS TERAPIAS OCUPACIONAL, FÍSICA Y LOGOPEDIA


El Masajista pediátrico a menudo trabaja como parte de un equipo multidisciplinario e integrador junto a otros profesionales de la salud, tales como terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y logopedas.
Con el fin de colaborar de la mejor manera, es importante saber lo que hace cada profesional y cómo la terapia de masaje puede ayudar en el tratamiento de los pacientes pediátricos.


Terapeutas ocupacionales

El papel del terapeuta ocupacional tiende a centrarse más en la evaluación y mejora de las capacidades funcionales de un niño. A menudo no trata directamente las lesiones de un niño a través del uso de técnicas como la terapia manual, sino que usualmente ayuda al infante a optimizar su independencia y su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas después de una lesión o en situación de discapacidad física.
 
Bajo su ámbito de acción, el terapeuta ocupacional utiliza algunas técnicas de terapia táctil básicas para calentar y relajar los tejidos antes de sus intervenciones, pero no de la manera que suele hacerlo el masajista pediátrico. Que el niño reciba un masaje antes de su sesión de terapia ocupacional a menudo puede ayudar a disminuir la ansiedad, a la integración sensorial, y a calmarse y centrarse en el cuerpo, lo que puede mejorar el resultado de la sesión de terapia posterior.

Fisioterapeutas

La fisioterapia tiende a estar más centrada en la evaluación y el diagnóstico de las disfunciones de movimiento, así como en el tratamiento de lesiones. Este tipo de terapia se utiliza como tratamiento para ayudar a un niño a movilizar su cuerpo. Muchas veces, la terapia física ayuda a los niños que han sufrido heridas, que tienen un defecto físico o diagnósticos particulares, como la parálisis cerebral. El fisioterapeuta se focalizará probablemente en  tratar la fuente física del problema; los tejidos y estructuras lesionadas.

El fisioterapeuta, al trabajar con niños, a menudo utiliza un masaje suave para calentar el grupo de músculos que va a ser tratado posteriormente en el rango de movimiento, estiramiento y protocolos de ejercicio. Cuando un masajista infantil colabora en el tratamiento con terapia física, a menudo atiende al niño antes de la sesión de la misma. Este es un buen enfoque, ya que puede ayudar a preparar los músculos y los tejidos blandos para que se relajen y calienten, mientras que al mismo tiempo se relaja y calma el sistema nervioso, lo que a menudo potencia el efecto del tratamiento posterior.

Logopeda

Los terapeutas del habla y lenguaje trabajan de cerca con bebés y niños que puedan tener varios niveles de problemas del habla, lenguaje y comunicación, y también con aquellos que tienen dificultades para tragar, beber o comer. Muchas veces, los logópedas utilizan ciertas técnicas de masaje como forma de despertar el sistema nervioso, ayudando en la función oral-motora y la apertura de las vías respiratorias.

La terapia de masaje puede desempeñar un papel importante y significativo ayudando al niño en la preparación para la terapia del habla: calentando los tejidos blandos, relajando zonas de tensión en el cuerpo y  facilitando patrones de respiración profunda y mejoras en la función respiratoria.

No todos los patólogos del habla y lenguaje tienen capacitación en el uso de técnicas de terapia manual. Por otra parte la preparación de los tejidos musculares y fasciales antes de iniciar las actividades de alimentación y del habla pueden requerir una cantidad significativa del tiempo de sesión de terapia. El masaje proporcionado antes de una sesión de terapia podría reducir significativamente la cantidad de tiempo que los logópedas necesitan para lograr la liberación de las restricciones en los tejidos y centrar el tratamiento en la actividad funcional.

Superposición entre Profesiones

En la medida en que cada profesional de la salud utilice alguna forma de intervención táctil o terapia de contacto con pacientes pediátricos bajo su ámbito de acción, a menudo hay problemas de solapamiento entre las funciones terapéuticas.


Tener una mejor comprensión de la base de conocimientos y el ámbito profesional de la práctica puede ayudar a facilitar la colaboración entre profesionales. Cada profesional de la salud tiene fortalezas y habilidades exclusivas para que, ayudándose mutuamente entre ellos, los niños se beneficien de la atención más integral posible. Colaborando juntos participan en un plan integral de tratamiento para los clientes pediátricos bajo su cuidado.

Fuente: http://www.massagetoday.com

Visita también mi página Web!


http://hipposmye.wix.com/hippos