viernes, 25 de abril de 2014

MASAJE ADELGAZANTE, ¿MITO O REALIDAD?


Hoy en día, dentro de la inmensa gama de productos, técnicas y tratamientos que ofrece el mercado para la perdida de peso, se han popularizado los masajes adelgazantes mediante el uso de aparatos que ayudan a perder grasa, sin que el usuario tenga que hacer ningún esfuerzo. ¿Realmente funcionan?

¿Por qué almacenamos grasa?

Cuando consumimos mas calorías de las necesarias el cuerpo acaba almacenándolas  bajo forma de depósitos grasos ubicados en diferentes zonas del cuerpo. Esta parece ser una respuesta fisiológica a las condiciones de incertidumbre que siempre han imperado en la naturaleza.
En épocas pasadas, durante la etapa de los seres humanos recolectores y cazadores, no siempre era posible procurarse comida de manera regular y en cantidades adecuadas, así que todo lo que se podía conseguir se comía y almacenaba bajo forma de grasa para los momentos  de escasez calórica. 
Hoy en día, en las sociedades industrializadas, el patrón de alimentación ha cambiado, pero el cuerpo sigue utilizando las mismas estrategias de hace miles de años.


¿Como utiliza el cuerpo las reservas?

Cuando el cuerpo necesita echar mano de esa grasa almacenada inunda el torrente sanguíneo con hormonas y enzimas especificas para movilizar los depósitos grasos, estas substancias se distribuyen por todo el cuerpo y estimulan la liberación de triglicéridos, glicerol y ácidos grasos que serán utilizados en los procesos celulares como fuente de energía. Es importante destacar que este proceso se desarrolla en todo el cuerpo y no de manera localizada, con lo que no parece posible la perdida localizada de grasa.


Hay que recalcar que la vía básica de eliminación de los tejidos adiposos es a través de su consumo en los procesos celulares, en otras palabras, la grasa se elimina cuando las células la utilizan como combustible. No parece posible eliminar grandes cantidades de tejido adiposo a través de otras vías, como por ejemplo el sistema linfático, y mucho menos a través del sudor.

Función del masaje

Por lo que respecta al masaje puede ser una ayuda a la hora de movilizar los depósitos de tejido adiposo para que sean mas aprovechables por los procesos celulares, también puede ayudar el uso de la aromaterapia aplicando al aceite de masaje mezclas de aceites esenciales como por ejemplo pomelo, cedro  del atlas y eucalipto.

Pero lo que si debe quedar claro es que el masaje por si solo, bien sea manual o a través de máquinas NO sirve para adelgazar, siempre debe usarse como complemento a una dieta equilibrada y un programa adecuado de ejercicios cardiovasculares supervisados por especialistas.
 
Conclusión

Lamentablemente no existe el camino fácil, la salud exige dedicación y constancia y habrá que desconfiar de todo aquel que nos ofrezca la “piedra filosofal” en temas de reducción de peso.